top of page
Buscar
  • Foto del escritorDinamicanimal

Comportamiento en Perros y Gatos con Dolor

Actualizado: 16 may 2023


Tratamiento de dolor muscular articular neuropático

Los problemas de comportamiento pueden ser causados o empeorados por problemas de origen “médico” u “orgánico”. En ocasiones la relación entre la enfermedad y el problema de conducta es muy obvia, sin embargo en otras ocasiones constituye en verdadero reto diagnóstico. Cuando los cambios de comportamiento parecen coincidir con los signos físicos, como alteraciones en la movilidad, apetito, o función sensorial, es importante investigar la clínica del paciente en detalle.


Desde un punto de vista clínico, el dolor debe incluirse en los diagnósticos diferenciales de conductas agresivas, reacciones de miedo y fobia, trastornos del sueño, eliminación inadecuada, vocalización y conductas repetitivas.


En humanos, el dolor agudo se refiere a episodios que duran hasta unas 3 semanas y están asociados con miedo y ansiedad, actividad reducida y comportamiento de pedir atención (de importancia en animales también). El dolor subagudo dura entre 3 y 12 semanas y se caracteriza por episodios oscilantes de actividad, inactividad y signos de frustración e irritabilidad. Los primeros signos de depresión y frustración también se harán evidentes en la medida en que el dolor se hace crónico.

A pesar de que el curso de las conductas en el tiempo ante el dolor sostenido son similares entre humanos y animales, no podemos siempre antropomorfizar el dolor de nuestro perro o gato, debido a que no siempre tendremos la capacidad de discriminar si nuestro querido está sufriendo dolor y en que medida lo padece. Dado que el dolor es una experiencia subjetiva, al igual que entre humanos los animales varían enormemente en sus respuestas individuales al dolor, por lo que es esencial que en su evaluación participe un Médico Veterinario con experiencia en la evaluación de dolor en la especie (perro o gato), y por otro lado un evaluador que esté muy familiarizado con el comportamiento normal del animal en su día a día, como lo es su tutor o cuidador responsable. Existen escalas para la evaluación del dolor crónico osteoarticular en animales, que incorporan la evaluación física de un Fisiatra y las apreciaciones de su tutor respecto a los cambios en la actividad cotidiana del paciente o manifestaciones de dolor.

tratamiento de cojeras en perros y gatos dolor displasia de caderas fisioterapia

La International Association for the Study of Pain (IASP) define el dolor como "una sensación desagradable y una experiencia emocional en respuesta a una lesión tisular real o potencial". Observamos que existe un componente sensorial que está definido por el procesamiento de la naturaleza del estímulo doloroso (el cuerpo siente el dolor y localiza su presencia en una zona relativa del cuerpo), y otro componente emocional que se corresponde con los cambios de comportamiento gatillados por el dolor.


Según L. G. Catherine y M. McGowan (2016) existen 3 principios fundamentales para la evaluación del dolor:

1° La naturaleza del individuo está influenciada genéticamente en diferentes niveles


El comportamiento frente al dolor varía entre especies, como por ejemplo será diferente para especies que son presas como el caballo y el gato, que se favorecerán en ocultar más el dolor para su supervivencia. En estos casos cuando el paciente evidencia una cojera o manifiesta dolor es porque está muy adolorido, en comparación con algunas razas de perros por ejemplo, que según sus experiencias previas o interacción con su entorno podrían expresar fácilmente su dolor. Sin embargo existen diferencias entre la misma especie canina; hay razas de perros que tienen una naturaleza más estoica (que controla su respuesta al estímulo doloroso) dado el proceso de selección genética impuesto por el ser humano y el uso determinado que este le dio a la raza, resultando en una mayor tolerancia o menor demostración del dolor (pitbull, bulldog inglés, staffordshire terrier, border collie, entre otros, según mi experiencia profesional).


2° La experiencia previa tendrá efectos generales y específicos sobre comportamiento.


Los pacientes poco sociabilizados tendrán un temperamento adquirido por genética y experiencias previas durante la vida, entonces algunos podrían ser más propensos que otros a sentir miedo y defenderse con agresividad. Por ejemplo, el perro que aprendió que gruñendo a un humano este no lo tocaría, volverá a repetir esta conducta para lograr su objetivo de alejar esa posible agresión que representa ser tocado.


3° La circunstancia actual del individuo


Se refiere a las motivaciones y prioridades que tendrá el paciente en el instante en que padece dolor. Por ejemplo, un paciente con hambre podría priorizar comer si el dolor no es muy intenso, pero en otros casos la prioridad será auto preservarse, protegerse, y no estará dispuesto a tener otro tipo de interacciones, será difícil encontrarlo en otro estado mental o con otra motivación más allá que la autoprotección.


Un animal con dolor tenderá a cambiar sus conductas normales y a desarrollar conductas nuevas y anormales.

cambios conductuales asociados a dolor en perros fisioterapia rehabilitación

dolor articulaciones perros y gatos fisioterapia a domicilio

Los comportamientos más comunes que se pierden son la sociabilización, la actividad diaria y la conducta de juego, disminuye el apetito y se ve afectada la calidad del sueño. Los comportamientos nuevos anormales más comunes son reacciones de miedo, agresión, eliminación inapropiada, vocalización, disminución de la interacción con otras mascotas o miembros de la familia, conductas repetitivas, demandas de atención y cariño, expresión facial alterada (endurecimiento de la musculatura facial alrededor del hocico), cambios de postura física, mostrarse inquietos y tratar de esconderse, incluso algunos animales serán capaces de anticipar el dolor, vivenciar sensaciones de miedo y ansiedad cuando se enfrentan a un dolor predecible.

tratamiento kinesiologia perros y gatos a domicilio kinesiologo

Respecto al comportamiento de miedo, cuando un animal está en una situación en la que experimenta dolor, intentará crear asociaciones entre el estímulo que causa dolor y otros estímulos neutrales (otros estímulos en ese espacio, pero que realmente no causan dolor), que ayudarán a predecir una situación similar de amenaza.

rehabilitacion hernia perro fisioterapia domicilio terapia fisica

A nivel cerebral aumentará la actividad del eje hipotálamo - hipófisis, de la sustancia gris periacueductal y el tálamo, mientras la corteza anterior cingulada valorará el dolor. En el mesencéfalo, el sistema del dolor interactúa estrechamente con el sistema del miedo en varias áreas cerebrales como la amígdala y sustancia gris periacueductal, facilitando la consolidación de recuerdos que serán importantes para reconocer estímulos potencialmente peligrosos y montar una respuesta de evitación de un contacto físico que podría causar más lesiones (función protectora del miedo).

fisiatria veterinaria cojera perro cojo tratamiento

El dolor induce la disminución de la actividad de la serotonina en el cerebro. Además, el dolor también puede disminuir la actividad física, y esto reducirá aún más la actividad de la serotonina en el Sistema Nervioso Central, lo cual se ha relacionado con conductas agresivas.


Estas reacciones tienen el objetivo de evadir, y suelen estar directamente relacionadas con la intensidad de la amenaza percibida por el animal, que surge de una combinación de factores como experiencias previas, sensibilidad al dolor y el estado emocional, sin tener una causa única. Los animales rara vez son agresivos sin una buena razón, y acercarse al animal podría no parecer amenazante desde la perspectiva de la persona, pero muy amenazante desde la perspectiva del animal.


Lo sensato cuando nos "enfrentamos" a manipular un paciente con dolor sería reconocer los primeros signos de miedo o incomodidad, como voltear la cabeza, bostezar y parpadear, evitando así una escalada innecesaria hacia la agresión.

rehabilitacion cirugia traumatologia perro y gato domicilio fisioterapia

Respecto a los trastornos del sueño, el dolor hace que el descanso nocturno disminuya. Es frecuente que los pacientes con dolor deambulen por la casa (inquietud) y les sea difícil adoptar una postura cómoda para luego consolidar el sueño. Dormir bien aumentaría la probabilidad de que el dolor crónico mejore con el tiempo.

terapia a domicilio para cojeras de perros y gato post quirúrgico tratamiento de dolor

El estrés por dolor en los animales podría actuar como desencadenante de un comportamiento compulsivo o repetitivo. Un segundo desencadenante podría ser el mismo dolor En el caso de animales que suelen lamerse un área dolorosa del cuerpo, esta conducta se refuerza, porque disminuye la sensación de dolor al estimular mecanorreceptores en la piel. Y además porque los tutores prestan atención hacia su perro o gato cuando tiene esa conducta compulsiva, condicionando mediante un refuerzo positivo la repetición de esta acción para llamar a la atención. También sucede el comportamiento de lamido dirigido hacia la zona "baja" (caudal) del abdomen en gatos con dolor de vías urinarias.

fisioterapia gatos

El dolor es una causa común de aversión a la caja de arena en los gatos, debido a la asociación entre la dificultad al orinar (disuria) y el dolor (posiblemente asociado a urolitiasis o tapón mucoso en vía urinaria baja). Otro motivo de eliminación inapropiada esta dado por el dolor que siente un gato con artritis cuando se esfuerza en entrar a una caja de arena con cierta altura que hace difícil esa acción, creando también una asociación entre dolor y caja de arena.


En conclusión el dolor y los cambios de comportamiento que conlleva no se pueden definir desde solo un punto de vista, están mediados por una serie de eventos neurobiológicos en los que el ambiente y el reconocimiento de una amenaza pueden diferir entre un paciente y otro, al igual que la intensidad con la que se expresa el dolor, dada su naturaleza subjetiva. De todas formas ya sabemos en términos generales cuales serán los comportamientos que dejaremos de ver y los comportamientos que se desarrollarán en la medida que no resolvamos el dolor en el corto plazo. Es importante descartar las causas orgánicas frente a alteraciones del comportamiento, tener siempre un diagnóstico para dar un tratamiento adecuado. Finalmente recordemos que el dolor, el miedo, la ansiedad, el estrés, la inactividad diaria y un mal dormir influirán directamente en la capacidad de nuestros pacientes para tolerar la rehabilitación y optimizar los beneficios de esta en acelerar la reparación de tejidos corporales.


M.V. Jorge Medina Galleguillos



fisioterapeuta de perros y gatos fisiatria veterinaria




BIBLIOGRAFÍA

  1. Overall, K.L. Undesirable, problematic, and abnormal feline behavior and behavioral pathologies. In: Overall, K.L. (ed), Manual of Clinical Behavioral Medicine for Dogs and Cats. Elsevier Mosbry, St Louis, pp. 360 - 456 ,2013.

  2. Shepherd, K. Comportamiento social, comunicación y desarrollo del comportamiento en perros. Manual de comportamiento de pequeños animales, pág. 175, 2011.

  3. C. Tomás, “Relación entre los problemas médicos y los problemas de comportamiento en el perro y el gato doméstico”, Relación entre los problemas médicos y los problemas de comportamiento en el perro y el gato doméstico, 2015, [Online].

  4. T. Camps, M. Amat, S. Le Brech, D. Temple, e X. Manteca, “Problemas de conducta asociados al dolor en perro”, XI Congreso de especialidades Veterinarias, 2012.

  5. L. G. Catherine M. McGowan, Animal Physiotherapy Assessment, Treatment and Rehabilitacion of Animals, 2°., vol. 5, no 3. USA: WILEY Blackwell, 2016.

54 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page